Cinco años de un gobierno sátrapa

1158

LURO VERUM

Por: Rafael Navarro Barrón

Maldita la cosa. El gobierno de Javier Corral Jurado fue, según nuevos testigos y testimonios, “una verdadera mierda”. Las evidencias siguen brotando. A la declaración del periodista Antonio Pinedo Cornejo siguieron una serie de revelaciones, de otras fuentes, que advierten los favoritismos del gobierno hacia periodistas y empresas prestadoras de servicios, la ocultación de información en la compra a un rico de Chihuahua de una rotativa descompuesta, la manipulación del caso Xtreme Sports para afectar al ex coordinador de Comunicación Social del Estado, entre otros.
Asimismo, al fallido gobierno se le acusa de un trato despótico, dictatorial y el uso de recursos de una forma discrecional; es pues el más grande fracaso administrativo del gobierno corralista.
¿El principal responsable, después de Corral? Arturo Fuentes Vélez, nacido el 15 de noviembre de 1961 y que durante años se ha presentado como analista y editorialista, como escritor.


El ex secretario de Hacienda fue el encargado de autorizar -¿a cambio de qué?- los vuelos absurdos del huevón de Corral, los viajes de placer y ocio; los despegues estúpidos de los corralista y sus esposas, pues todo mundo sabe que las naves del gobierno eran cantinas aéreas que se utilizaban según las hormonas del gobernante en turno.
Y no solo eso, ahora se sabe de la intromisión de un grupo ampliamente ligado con el crimen organizado, que operó con la protección de panistas durante el quinquenio de Javier Corral Jurado.
A ese grupo se le adjudican varias acciones para apoyar la persecución el Estado en contra de los presuntamente involucrados de los Expedientes X, instrumentando actos intimidatorios, amenazas y creando el pánico en las persecuciones contra ex funcionarios y socios duartistas.
La evidente falta de tanates (de huevos, pues) del gobernador, obligó el uso de estos grupos criminales que están enquistados en la estructura panista y que, seguramente, el gobierno entrante tendrá que lidiar contra ellos o negociar, en el peor de los casos.

Guillermo Luján Peña 

El tramado confirma la versión de Antonio Pinedo. Todo fue ejecutado por Arturo Fuentes Vélez y Guillermo Luján Peña, uno como subsecretario de Hacienda y el otro encargado de la Comisión de Austeridad. Ellos fueron los que decidieron de dejar como único proveedor de video e imagen del gobierno a Xtreme Sports; al ex jefe de Comunicación Social, literalmente, se le impuso la empresa ante la complacencia y silencio del comité participante.
Ese comité se reunió a preparar el camino para que Toño Pinedo y Maru Campos fueran detenidos el mismo día. El señuelo para que el periodista cayera era el mismo Javier Corral que durante tres días lo hostigó para que se entregara en la Fiscalía Anticorrupción.
En la lista del tribunal Volksgerichtshof o del pueblo, al estilo Nazi, aparecen, aparte Fuentes Vélez y Luján Peña, el coordinador de gabinete Ismael Rodríguez; el fantoche de Eduardo Fernández, entonces funcionario de Hacienda y posteriormente secretario de Salud; la inútil de Rocío Stefany Olmos Loya, secretaria de la Función Pública.
Antonio Pinedo, en una reciente entrevista, dijo: “Todos están vivos… ¿por qué no los llaman a declarar? ¿Por qué Stefany Olmos no dice que fue Fuentes Vélez y Luján Peña los que ordenaron contratar a la empresa Xtreme Sports?
Lejos de la decencia que proclama, Guillermo Luján Peña, se ubica en una historia con un nombre y dos apellidos. Ahora es sinónimo de incongruencia, de corrupción, de traición, de confabulación.

Jorge Luis ISSA

Ahora, en su papel más oscuro, convertido en cabeza de un tribunal de confabulación y cobardía pues, pese a todo lo que proclama, no es capaz de decir la verdad detrás de la suciedad del gobierno corralista.
Según las nuevas revelaciones, desde el poder mismo del Congreso del Estado, el doctor, Jorge Luis Issa González, quien fungiera como secretario de Administración del Congreso del Estado, participó con el grupo que propuso al gobernador que se utilizara la denuncia pública contra Pinedo Cornejo y su vinculación con la empresa Xtreme Sports.
Aprovecharon una de las tantas denuncias periodística de El Diario para crear una historia de amor, entre Pinedo y una socia cercana a Xtreme Sport que nunca se confirmó ni tiene un sustento real, según las fuentes consultadas.
Pinedo fue involucrado en una red de presuntos actos de corrupción donde se le incluye también a Abril Susana del Pilar Ruiz Licón, su aparente pareja sentimental.
Esta versión habría sido divulgada por un periodista que trabajó junto a Pinedo Cornejo. Otro reportero cercano al grupo, que participaba en el chat de WhatsApp, conocido como relax, reveló que fue un periodista cercano a Pinedo quien habría pasado esa información y otras revelaciones más a un directivo de El Diario.
El ex coordinador de Comunicación Social, cuestionado al respecto, dijo que “no me consta esa versión, ni siquiera la manejo como sospecha”. Tampoco reveló el nombre del comunicador y empleado de la dependencia. El nombre del comunicador obra en poder nuestro pero no lo podemos revelar porque no hay quién asegure su participación.
Las presuntas irregularidades se encuentran en los contratos por adjudicación directa que el área de Comunicación Social otorgó a la empresa Xtreme Sports, asignados precisamente cuando Antonio Pinedo era el titular del área al comienzo de la gestión de Javier Corral.
En las nuevas indagaciones periodísticas se pudo establecer que el gobierno de Corral, en el área de comunicación social, incurrió en varios actos de corrupción.


Antes de que Manuel del Castillo Escalante fuera coordinador de Comunicación Social del gobierno de Corral, la entonces secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, Alejandra de la Vega Arizpe recomendó a Roberto Delgado, para que integrara el grupo que proporcionaba servicio de video e imagen a la administración estatal.
Delgado es medio hermano de Manuel del Castillo quien también fue recomendado, por la misma ex funcionaria, antes de que el periodista asumiera el cargo de Coordinador de Comunicación Social para que otorgara ‘un servicio’ que ya tenía el gobierno y era innecesario en ese momento.
La empresa de Del Castillo dejó de prestar sus servicios cuando fue propuesto por Alejandra de la Vega como responsable de Comunicación Social.
El caso más emblemático de favoritismo del gobierno y la intromisión de Fuentes Vélez a recomendación de Corral Jurado, fue el Canal 28 de Televisión, propiedad de Sergio Valles, un periodista de mucha experiencia que durante años fue corresponsal de Televisa en la ciudad de Chihuahua.


El canal 28 ha transitado por una serie de escándalos. El 9 de diciembre de 2015 acusó, mediante un video, a César Duarte Jáquez de “cualquier cosa que ocurriera en contra del canal o en contra de sus miembros”. La acusación contra el ahora ex gobernador es que quería impedir una serie de reportajes que denunciaban los excesos del político priista que actualmente está encerrado en una cárcel de Miami, en Florida.
Durante los primeros tres años de gobierno de Duarte Jáquez, la televisora de Valles mostró un entreguismo a la administración estatal. Un rompimiento fue la coyuntura por la cual el canal fue utilizado por Javier Corral Jurado durante su campaña a gobernador y fue cuando, en un acto de euforia, pidió que se le diera todo el apoyo a Valles cuando se ganara la elección.

En el primer año de gobierno corralista, Valles recibió $8 millones de pesos de ‘publicidad’. En los gobiernos de José Reyes Baeza, Patricio Martínez y el propio Corral pagaron dicha publicidad como si fuera una televisión comercial siendo que la concesión era de una televisora ‘cultural’ y no podía realizar formalmente contratos.
Hasta el gobierno de Corral, en el segundo año, se logró recomponer la situación. El gobernador estaba agradecido con Sergio Valles y se constituyó como el medio favorito del panista al grado de especularse que había sido comprado por el primer inquilino de palacio.

A principios del segundo año de gobierno, Valles solicitó a Comunicación Social un adelanto de $2 millones de pesos. La negativa generó que el director general del Canal 28 solicitara el recurso directamente con Javier Corral. Una llamada telefónica fue suficiente. Fuentes Vélez se encargó de destrabar la solicitud sin ninguna reserva.
Para tapar la irregularidad, según consta en los documentos de la coordinación de Comunicación Social, se tuvieron que manipular documentos utilizando fechas pasadas y fue entonces que una empresa externa al Canal 28 empezó a facturar al Estado. Ese segundo año recibió $10 millones de pesos en total.

Al igual que con Duarte, el Canal 28 decidió romper con el gobierno de Corral que lo había solapado. Valles lanzó una campaña de apoyo a Maru Campos lo que generó una rabieta al gobernador Corral Jurado quien envió duros mensajes al dueño de la empresa y decidió suspender un programa que se tenía pactado con el medio de comunicación televisivo todos los miércoles.


De acuerdo a la información del mismo gobierno del Estado, el Canal 28 nadie lo veía, era de un bajísimo rating, pero había sido fiel a la causa de Corral Jurado durante la campaña.
​Un incidente denunciado por la televisora de Valles se registró el 18 de mayo de 2017. La versión señalaba que Juan Manuel Escamilla, jefe de escoltas del gobernador Javier Corral había agredido a un reportero de Canal 28, luego de que éste buscara entrevistar al gobernador.
Fue en el Canal 28 donde un grupo de técnicos de la empresa, justamente el 15 de septiembre de 2018, durante la transmisión de la ceremonia del grito de independencia de Chihuahua, realizaron una serie de comentarios misóginos sobre la apariencia de la alcaldesa de Chihuahua, Maru Campos y la esposa del gobernador Javier Corral Jurado.
Fuentes Vélez se convirtió en un hábil negociador al inicio de la administración estatal. Obran en su hoja de pecados administrativos la compra de una prensa (rotativa) marca Heidelberg. El vendedor era el famoso empresario Kent Newberry, cuya familia ya había traicionado al panismo en 1986, cuando aceptaron ser proveedores del gobierno de Fernando Baeza.
Los empresarios afines a la lucha política de la época, que se oponían a la llegada de Baeza Meléndez por haber ganado la elección en forma fraudulenta, habían decidido no ser proveedores del gobierno, pero Newberry incumplió el pacto y se inscribió en el padrón estatal y logró un ingreso muy favorable para la empresa familiar.
La prensa adquirida por Fuentes Vélez eran, literalmente, puros fierros oxidados. Se cotizaba en el mercado en 400 mil pesos y el gobierno, hambriento de poder, la adquirió en 2 millones de pesos.
Fuentes Vélez estaba decidido a liquidar la Imprenta de Gobierno, pero al ver las ganancias que podía generar esa noble empresa estatal cambió de opinión.

Entre las acusaciones que se investigan, está la ordeña de la Imprenta de gobierno, el reparto de plazas a amigos y familia de otros funcionarios; la autorización para que cientos de aviadores estuvieran al servicio del corralismo.
En el proceso contra Antonio Pinedo y Maru Campos, la principal instigadora es la abogada Gema Chávez, encargada de la Fiscalía Anticorrupción, un órgano aparentemente autónomo pero que mostró una vergonzosa fidelidad a Corral Jurado. Para pagar el favor de la contratación, la titular de esa instancia se mofaba de la ahora gobernadora y apareció en varias ocasiones para denunciar los avances de las indagatorias contra Maru.
La hostigadora número uno de Maru Campos y coacusados, es ahora un fantasma viviente en la Fiscalía Anticorrupción. En las últimas horas se ha especulado sobre su inminente renuncia pues diferentes voces han advertido que su cargo, aunque inamovible en este momento, está en riesgo.
Fuentes Vélez es un personaje siniestro, quien no tenía ni la capacidad, ni un nivel profesional para ocupar el cargo. Es un hombre de carácter volátil, seco.

Foto del libro, Chihuahua 86 de Arturo Fuentes Vélez.

En el 2016 realizo un libro que se llama ‘Chihuahua 86. De Viva Voz’ donde entrevista a destacados personajes del panismo. Rescata la versión, entre muchos más, de Francisco Barrio Terrazas, Javier Corral, Dizán Vázquez Loya, Luis H. Álvarez y doña Blanquita Magrassi de Álvarez, ambos finados.
Sobre el panismo resalta la declaración de Don Luis Alvarez:
“…de alguna manera hemos ido perdiendo dentro del PAN la mística, los valores. A veces sacamos los valores para echar un buen discurso, pero no los practicamos. No hay esa congruencia que debe de haber. Y la gente lo percibe, lo ve. Por eso inclusive, aunque yo no lo creo, pero la gente dice ‘es que son igual los del PAN que los del PRI’. ¿Por qué? Porque también algunos gobernantes del PAN han hecho cosas indebidas, cosas incorrectas, y por eso la gente al final del día dice ‘son los mismos’.
Ahora el autor del libro, Arturo Fuentes Vélez, ex secretario de Hacienda estatal, está amparado para evitar su detención. Esto, a raíz de indagatorias llevadas a cabo por el Ministerio Público de la Fiscalía Anticorrupción de Chihuahua.
Precisamente en el mismo libro de Fuentes Vélez, el que fuera gobernador de Chihuahua, Francisco Barrio Terrazas refiere como anecdotario una plática con su hermano Federico, quien le refiere en 1983: “…tú Francisco Barrio Terrazas no tienes un ahorro, una fortuna, un patrimonio, tú vives de tu sueldo. Tú y tu familia viven de tu sueldo. Entonces negóciales que de los mismos fondos de campaña en forma transparente, y a la vista de todo mundo, se te entregue mensualmente una cantidad igual a la que tú recibes actualmente, para que de ahí tú sigas sosteniendo las necesidades de tu familia”.
Más que evidente que la política es ganancia, ganancia neta. Frente a un hombre íntegro que perdió su patrimonio en la batalla, como Luis H. Álvarez, sobresale el padrino político de Javier Corral, el ex gobernador Barrio que resolvió su pobreza a través de la política. Cosas de la vida, cuestión de enfoques.