¡Cruz, Cruz…que se vaya el tango y que venga la luz!

1404

LURO VERUM

Por Rafael Navarro Barrón

La sentó a un lado de él. A su derecha, como su discípula amada. Su brillo no ameritaba un lugar lejano al de la emisora de la ‘caja china’. Es Adriana Fuentes Téllez, la candidata a alcaldesa, del PRI, que contendió contra Cruz Pérez Cúellar en la pasada elección. Ahora será la encargada de los Proyectos Especiales del municipio de Juárez.


Adriana no solo contendió, sino enfrentó al señor Pérez en el debate del 28 de mayo de este año, cuando el Instituto Estatal Electoral convocó a los candidatos a la alcaldía a exponer sus respectivos programas de gobierno.
La empresaria, que cargaba las siglas del PRI en sus hombros, sugirió que “el señor Pérez es golpeador de mujeres”. Dos veces lo aludió y dijo que en Juárez ya basta de esa agresión al género femenino “tocan a una, nos tocan a todas”.
Pero no fue así, sin recato alguno, Adriana Fuentes se sentó a la diestra del futuro alcalde, con el agresor, con el golpeador de mujeres.
Esa mujer ‘congruente’, de ‘valores’, de ‘altas convicciones’, como se presentó en el debate había jurado que ella no buscaba la presidencia municipal para enriquecerse o para tener un empleo. La convicción por los suelos. Era una farsa su discurso en el debate.


Las cosas no quedaron allí. En su última exposición en el debate preguntó la ciudadanía si “estarían dispuestos a votar por una persona que tiene problemas con la justicia…alguien que se esconde en sus fueros” o a votar por ella, congruente, trabajadora y radical.
Esa detractora del BRT de Javier Corral que solo sirve para “destruir las calles de Juárez” es una voz que seguirá levantándose, dijo Adriana Fuentes. Y prometió quitar las ciclovías, dijo que no realizaría bacheo, sino pavimentación y mantenimiento de calles.
Ahora podrá cumplir todas sus fantasías. Está sentada a la diestra del todopoderoso señor Pérez, de Peritos, nuestro nuevo alcalde.
Impensable que, del PRI que la ha arropado (literal), brincara a Morena y aceptara un cargo hechizo, sin responsabilidad ni horario de trabajo, como suele suceder cuando se pide la colaboración a una empresaria de tal linaje.
Adriana Fuentes Téllez estará al frente de la dirección o coordinación de Proyectos Especiales o aunque pudo haber sido de ‘Proyectos Espaciales’ pues para el caso es exactamente lo mismo. A la doña le fusionaron dos dependencias y tendrá la dicha de una oficina rodeada de guaruras, con la esplendidez de la ‘home office’ cuando tenga que atender los asuntos del imperio gasero.
La presentación de la segunda camada de funcionarios públicos que acompañaran a Pérez Cuéllar en su aventura de tres años, ameritaba un salto espectacular como el que están acostumbrados a dar los políticos mexicanos. La ‘caja china’ empezó a sonar en una rueda de prensa que marcó el comienzo de una extraña relación entre la empresaria, hija del huachicolero más famoso del norte del país, Valentín Fuentes Varela y el futuro nuevo inquilino de la desastrosa administración que deja Armando Cabada.
La misión del mitómano Pérez se logró. Míreme aquí, enfocado al análisis de la llegada de Fuentes Téllez al gobierno municipal; ajeno a observar el resto del inexperto y patito gabinete crucista. ¿Quién se lo escogió? ¿quién asesora a Peritos?


No entiende Pérez que gobernará una ciudad en ruinas, saqueada vulgarmente por una camarilla de ladrones de cuello blanco conocida como la Mafia del Campestre.
Si ya de por sí hay un problema de fondo, porque es de todos sabido que una metrópoli como Ciudad Juárez no puede gobernarse por alguien como don Peritos Cuéllar, que es un inexperto y parásito legislativo de años; también visible que a Pérez, su compañero de Partido, Armando Cabada, le va a heredar la peor administración de la historia de Ciudad Juárez, aún por mucho, arriba o abajo, según sea el caso, de José Reyes Ferriz que, injustamente, llevaba el trofeo del ‘mas ruinoso presidente municipal de Ciudad Juárez’. Y digo injustamente porque nunca pensamos que llegaría alguien que gobernara peor que el priista.
El caso es que el lunes 30 de agosto, en una magistral rueda de prensa, Peritos presentó a Adriana Fuentes. Para no dejar dudas, el futuro alcalde la llamó ‘reconocida empresaria, política y activista de Ciudad Juárez’.
Esa lindura, estudió Administración de Empresas y Mercadotecnia en la UACJ; además de una maestría en Gobierno y Políticas Públicas por el Instituto ‘Ortega Vasconcelos’ de México y un diplomado en Marketing Político por el Tec de Monterrey, Campus Ciudad de México.
Aparte del descarado huachicoleo que realiza su familia desde hace años, del robo desmedido de combustible con lo que han amasado su fortuna, la familia Fuentes Téllez se dedica a la ganadería, la construcción, a la agricultura y la actividad maderera.
El famoso grupo Imperial, donde colaboran el hijo y los nietos de don Valentín Fuentes García, quien es el patriarca de los Fuentes en Chihuahua y el fundador de todo el conglomerado, es uno de los grupos de inversionistas más influyentes del norte del país; en todos los sentidos.
Adriana y Octavio Fuentes Téllez, han escalado puestos políticos. Ambos Fueron diputados por el PRI en diversas épocas y circunstancias.
Fuentes García tuvo cuatro hijos Eduardo, Elvia, Valentín (padre de Adriana) y Angélica. Valentín abuelo empezó con los negocios relacionados con el gas.


Adriana es hija de Valentín Fuentes Varela y Elma Téllez, además es hermana de Angélica conocida como ‘la reina del gas’, que es la segunda de los seis.
Y aquí de paseo por la ‘caja china’ de Pérez… en la conferencia de prensa no se dijo si la magnate gasera cobrará al pueblo de México, el que sostiene a los funcionarios con sus impuestos, pero queda claro que nadie da paso sin huarache, mucho menos la administradora de una agencia gasera que no perdona, un día, que un deudor fiel, caído en desgracia, deje de pagar el servicio.
Peritos, el hombre más vitoreado del momento, el que va creciendo en sus ‘like’ de Facebook, con 75, 205 mil seguidores, hasta el momento de escribir este artículo, sabe del peso político de su nueva adquisición.
Su rostro se levantó hasta el cielo, descomunalmente, para presentar a la empresaria que no fue cauta en el debate de candidatos a la alcaldía y que hundió al morenista. Los elogios, que tanto daño hacen a los ya de por sí estirados ricos de Juárez, deambularon por la de conferencias. Arrumacos post electorales, algo común entre los gobernantes.
Hoy experimentamos el arranque de un nuevo gobierno. Con un señor Pérez saturado de llamadas telefónicas, al grado de evitar el uso del número telefónico de su celular de siempre, la fama lo obligó a sacar otro, con un número secreto, privado…solo para los amigos y cercanos; los mensajes de WhatsApp también se han desbordado, imposible de analizar uno por uno.
Uno a uno se agolpan en la aplicación, unos para felicitarlo, otros pidiendo citas, muchos pidiendo empleo, otros implorándole la intervención en asuntos que nunca respondió la administración que está por irse.
Familiares, amigos, panistas, ex panistas…muchas tarjetitas pidiendo a Dios por él. Y algunos más, en particular, que son del dominio muy personal de Peritos. Auténticos jeroglíficos que sólo él sabe por qué se los escribieron.
Porque el golpeador de mujeres, el prófugo de la justicia con fuero, ha sido perdonado por su acusadora, que ahora es la directora de Proyectos Especiales.