El regreso de un exitoso alcalde

2412

No soy mamón, pero la caballada está flaca

Por Rafael Navarro Barrón.

Entrevista Exclusiva para Tal Cual.

No es un retorno a la política, porque “nunca me he retirado”, sentencia en entrevista el empresario y ex alcalde de Ciudad Juárez, Héctor Murguía Lardizábal. A pregunta expresa confiesa los vínculos cercanos con altas figuras de Morena, con las que se reúne con bastante frecuencia y dice estar a disposición de ese partido: “no le pondría tapujos a cualquier puesto de elección popular que se pueda presentar en el futuro”. El futuro es la elección del 2024.

Él mismo se pregunta: “¿Hablamos de capacidad?…no soy mamón, pero la caballada está muy flaca para compararme”.

¡Claro que aún aspiro!, sentencia alzando la voz cuando se le pregunta si aún conserva el deseo de aspirar a ser gobernador de Chihuahua.

Yo estoy buscando algo que ocupe mí tiempo, a mi edad, y lo que me apasiona es la política, señala el hombre que ahora, en su nueva realidad política, tiene que convivir, en el partido Morena, con quienes lo traicionaron o se aliaron contra él para hacerle trampa cuando militaba en el PRI, como es el caso de Armando Cabada y la nada oculta versión de que César Duarte lo hizo ganar la candidatura a alcalde para exhibir la flaqueza política de Teto Murguía.

“¿Usted puede matar todas las moscas?, le pregunta al reportero. “Imposible”, refiere el entrevistador. “Si no las puede matar, entonces hay que convivir con ellas”.

Molesto por la corrupción que los periodistas solapan, al callar a cambio de “minucias económicas”, traducidas en contratos publicitarios, los excesos y la corrupción del poder, inclusive del que emana de Morena, el político llama a reporteros a tener otro nivel de convivencia con quienes están en el gobierno, por el bien de todos.

“Nos falta sancionar gravemente a aquellos pillos que se atrevan a pegarle al erario y meterles una buena chinga para que aprendan”.

Separa a López Obrador del morenismo y lamenta que los tres principios del partido gobernante no se cumplan en la realidad juarense. Repite las frases que dieron fuerza a la causa obradorista: “No mentir, no traicionar y ¡no robar!”, dice esta última consigna con especial énfasis

“Si realmente se siguiera el lema de no mentir, no traicionar…y ¡No robar!, sería una cosa preciosa. Ejemplos tenemos muchos. No nada más mienten y traicionan…¡también roban!

El también empresario Héctor Murguía Lardizábal recuerda con nostalgia al PRI, del que no se ha ido del todo, pero donde sufrió los actos de traición política cuyos perpetradores- dice- “son tan cínicos” que no bajan la mirada cuando lo encuentran; declara estar muy cerca de la Cuarta Transformación y confiesa sin restricción alguna la simpatía hacia el modelo impulsado por el presidente López Obrador.

Acepta la entrevista después de cinco años de un alejamiento por motivos profesionales, personales y a causa de la pandemia. “A mi estilo trataré a contestar las cosas como las pienso”, le dice al periodista Rafael Navarro.

He sido un político que en 1994 fui candidato a senador, en el 2004 recupero la Presidencia Municipal para el PRI, en el 2009-2010 fui diputado federal; en el 2010 volví a competir como candidato a la Presidencia Municipal, no obstante que andaba 25 puntos arriba de César Duarte, que era el que el PRI decidió que fuera candidato a gobernador.

En el PRI, prácticamente he sido cuatro veces finalista, las dos últimas una aberración al haber nombrado a César Duarte y a Enrique Serrano que me han tapado el camino para ser gobernador del estado de Chihuahua.

Lo más importante es que, en alguna ocasión, la respuesta que se le dio a esa inquietud fue realmente inconcebible. Platicando con Beatriz Paredes –entonces presidenta nacional del PRI- le dije “Beatriz, tú sabes que voy 25 puntos arriba de César Duarte”.

Me dijo: “Mira, Teto, no nada más eso, toda la iniciativa privada y todos se decantaron por ti, pero el presidente Calderón dijo que, si tú eras, se iba a dejar caer con todo en contra tuya y en contra del PRI”.

“Ahora resulta -le dije- que el presidente Calderón es el que decide quiénes son los candidatos del PRI. Beatriz, tú eres mi amiga, yo sé que me van a ganar, pero por lo menos dame una salida”.

Le he servido al PRI, pero el político de carrera tiene que ser un político que tenga muy claro cuál es el sentido de su vida dentro de la política. Primero, aquellos que llegan hambreados para ver qué se llevan; que se roban hasta los clips, dan asco.

Yo puedo presentar mis declaraciones y van a saber aquella frase que le dije a César Jáuregui –candidato del PAN a la alcaldía de Juárez en el 2004- “tengo para eso y más, y lo puedo demostrar”.

La política debe de ser para tratar de amalgamar, centrar y conjuntar sus anhelos por una mejor sociedad, por un mejor país, por un mejor estado y por una mejor ciudad. Y para lograr eso se tiene que entender que la política no es para hacer dinero y mucho menos para pegarle al cajón.

Es para tratar de ayudar; y en eso concuerdo con la 4T, en la atención y protección a los que menos tienen, a los desprotegidos. Me da gusto que haya programas para ayudar a los adultos mayores. Yo me encontraba a señores ancianos que estaban tirados en un colchón, que tuvieron 12 hijos y que nadie los visita. Hoy veo que algunos de ellos mal comen, porque el dinero que tienen no es suficiente, pero por lo menos comen.

La política es la frase trillada: servir. Yo digo que no nada más es servir, es tener la cercanía con la gente para mejorar su entorno y su sociedad. Priorizando por todos los medios a los que menos tienen.

-Hay políticos que se enferman cuando no llegan a los cargos de elección popular. Cuando todos lo veíamos en el descanso, en el retiro, llega un momento político importante a su vida. ¿Exactamente, en qué momento está?

Como decía Juan Gabriel, ‘lo que se ve no se pregunta’, cuando le preguntaron que si era homosexual. ¡La realidad es que Sembramos! Sembramos algo que nadie lo puede destruir.

Los políticos me ‘pegan’ y me dicen esto y lo otro. Hay algunos que inclusive me han tratado de relacionar con el narco.

¡Que frase tan estúpida!, si eso hubiera sido posible. La realidad es que si alguien combatió el narcotráfico fui yo, y lo demostré en el 2010 cuando tomé una ciudad prácticamente en escombros, con los restaurantes cerrados, con las calles completamente solas.

Lo hice con un hombre que respeto mucho como (el militar Julián) Leyzaola. Juntos logramos conjuntar los esfuerzos para sacar esa podredumbre de Juárez.

Yo siempre dije que estaban arreglados (Genaro) García Luna – ex Secretario de Seguridad Pública Federal, actualmente detenido en los Estados Unidos- con una de las alas del narcotráfico. Esa es la verdad.

Ese fue el enfrentamiento más grave que tuvimos César Duarte y yo, y que tuve con mucha gente, porque hicimos que salieran los federales que eran los que traían todas las actividades delictivas en Juárez.

Yo he escuchado de algunos políticos que llegan hambreados…fíjese qué aberración… gobernadores me han dicho: “ahora sí, Teto, ahora sí voy a hacer dinero”. Imagínese que ese sea el objetivo: hacer dinero.

La frase más clara de todos los tiempos es que “somos receptores temporales de los activos que tenemos. Podemos ver esto- se refiere al edificio donde su ubican sus oficinas- esto no es mío, simplemente me lo están prestando. En 100 años quién sabe quién andará por aquí; tenemos que entender eso y lo único que nos podemos llevar es la satisfacción de haber hecho lo correcto”.

Teto Murguía ha subsistido por el cariño de la gente. Porque todavía me tienen muchos en su corazón, porque saben que mientras yo esté allí, los voy a ayudar.

-Cuál sería el ideal como político en este momento, ¿todavía aspira a la gubernatura?

¡Claro que aspiro!, ¡Claro, claro! Los políticos viven una especie de religión, siempre estamos encaminados a buscar nuevas oportunidades para poder servir. Hay gente que dice que tenemos que servir “desde otras tribunas”. No, la mejor forma de ayudar es estando en puestos ejecutivos dentro de la política.

Ser gobernador del Estado se me negó cuatro veces, pero siempre será mi aspiración, hasta que me muera o cuando esté tirado en una cama.

¿Político hasta la muerte?

Es una vocación.

Siento que algunos políticos de la actualidad no están entendiendo la misión encomendada.

Al contrario, creen que es la única oportunidad que tienen para resarcirse ellos de lo que no tenían. Para buscar nuevas cantidades de dinero, y asegurar, no una generación, sino 100 o 200 generaciones. Eso está completamente errado.

-¿Qué nos está fallando como sistema?

Nos falta sancionar gravemente a aquellos pillos que se atrevan a pegarle al erario y meterles una buena chinga, como decimos nosotros, para que aprendan. ¿Por qué Singapur es un país ordenado? Porque allá tienen leyes muy severas y las cumplen. China mismo, como país, agarran un político ladrón y lo matan “luego luego”. A nosotros nos da risa, nada más jugamos.

¡Qué triste!, a mí me da una tristeza tremenda ver a gente que anda subsistiendo día a día y que con unas migajas los compran para que no digan la verdad, se refiere a los periodistas.

Ustedes lo saben, usted lo sabe. Lo hemos visto en muchos años. Algunos compañeros dicen la verdad a destiempo, cuando cayó el político en desgracia. No cuando están percibiendo un recurso.

Se asemeja a aquella historia de Porfirio Díaz: el general le dijo a un compañero: “Mira, déjame quitarle todas las plumas a este gallo. Se las quitó y el gallo casi llorando porque le quitó todas las plumas. Lo soltó y le echó maicito y allí andaba el gallito detrás de él, a todos lados, siguiéndolo”.

Esa es la verdad. ¡Qué triste!, y por nada. Por migajas.

-¿La verdad está acotada?

Tdavía admiro yo más a los narcos que siquiera se la juegan y dicen: “prefiero vivir de pie un año y no 50 años de rodillas, que es lo que están enseñando a los jóvenes”.

-No siente que está acotada la función del gobierno. Por ejemplo la función pública y todos esos organismos reguladores.

Todos, todos. “Tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”. Estamos en un país donde nos falta mucho. Nos falta mucho civismo, nos falta mucho patriotismo. Nos falta mucho darnos cuenta lo que le estamos heredando a nuestros hijos, no es un país adecuado. Por eso yo converjo mucho con las tesis de López Obrador.

-¿Converge más con López Obrador que con el morenismo, como tal?

El morenismo tiene muchos defectos en algunos casos. Si realmente se siguiera el lema de no mentir, no traicionar…y ¡No robar!, sería una cosa preciosa. Ejemplos tenemos muchos. No nada más mienten y traicionan, también roban.

-¿Hay canales de comunicación con la cúpula de Morena para llevar estas denuncias que muchas veces son públicas?

He tenido contacto con mucha gente de muy arriba. Se los he externado y no he visto que se haga nada, nunca

-Esas reuniones son un dato muy interesante, porque lo vemos dialogar en altos niveles de Morena. Muchos políticos y periodistas están a la expectativa, porque no sabemos qué ocurre en esos encuentros. Creo que usted aporta información muy importante en esos niveles de diálogo.

Información que no es aprovechada, es información tirada al mar. No sirve de nada. Ojalá, realmente las cosas que he señalado se tomen en cuenta.

Y luego, lo triste, del otro lado. Se encuentra con gente que ahora ya está coaligada con PRI, PAN y PRD y eran los que estaban gritando en los mítines para que no nos dieran escoltas a (Julián) Leyzaola y a mí, después de habernos partido el eje por la seguridad de Juárez.

Y en la comodidad de su calefacción, en su inmensa riqueza, muchos de esos fifís gritaban a pulmón abierto; ¡No les den escoltas a Teto ni a Leyzaola!

Y se las quitaron finalmente las escoltas 

No nada más eso. Ni (César) Duarte, ni Serrano fueron capaces de proteger a Leyzaola cuando alguien fue y le disparó y lo dejó lisiado, lo dejó parapléjico. ¿Es justo eso? A mí me dio mucho gusto que le hayan dado el reconocimiento público (al jefe Leyzaola).

-Después de una persecución política?

Después de una persecución. Y todavía hay gente que dice que Leyzaola no respetó los derechos humanos. Sentados en un cafecito, tomándose un chocolatito sin hacer nada, son capaces de hacer esas aseveraciones así, sin jugársela.

-No quiero pecar de ingenuidad, pero quiero oírlo de su boca ¿usted ya salió del PRI? ¿Ya no tiene nada que ver con el PRI?

No, no he salido. El PRI siempre será un partido que mi vida y mi corazón están dentro de él. Tengo muchas anécdotas muy bonitas del PRI, también tengo muchas traiciones.

Desde el principio, cuando fui candidato a senador (1994), los grandes jerarcas, los que se sentían dueños del PRI decían: “¿Por qué él? Qué se forme en la cola”. Uno de ellos había sido presidente municipal de Juárez y le dije: “porque mi cola es más chiquita, pendejo”.

-Usted es uno de los políticos más reconocidos dentro de la vieja guardia, pero funcional en el nuevo modelo político. ¿Usted cómo se considera?

Es difícil que yo me califique. Además tendríamos que definir muy bien cuál es la vieja guardia y cuál es la nueva. Soy un político que toda mi vida he tratado de ser congruente. Y sí, he sido duro con algunos, sobre todo cuando hemos estado en cargos públicos nunca me he doblegado a los poderosos y eso no les gusta.

Cuando era alcalde vinieron dos consejeros de Soriana y se reunieron con el director de Desarrollo Urbano y fuimos a platicar con ellos. Me preguntaron que si los conocía, les dije “sí los conozco”. Tenemos mil tiendas, “sí, está bien”, les decía y queremos meter a Ciudad Juárez $300 millones de pesos y vamos a generar 3 mil empleos. “Ahh, está bien”, les dije. Pero queremos esto, me dijeron. Y me entregaron una carta casi a Santa Claus. Y lo último fue lo que me calentó. Me preguntaron hacia dónde iba a crecer la ciudad.

“Ahh, ¿también me quieren de asesor?”. Les dije, “déjenme la lista”. Cuando se quedó solo el director de Desarrollo Urbano me preguntó ¿Y ahora? Hice que viniera el presidente de esa compañía. Le dije: “mira, la maquiladora invierte 35 mil empleos cada año, más de mil millones de dólares por año. Tus trescientos millones que vas a meter van a ser 300 millones más y 3 mil empleos más. Pero eso no es lo que está mal, lo que está mal es que ustedes crean que todos los presidentes municipales son unos hambreados que tienen que andarles lavando la cola. Vas a hacer tu solicitud como Dios manda y te voy a cobrar tres veces más para que se te quite lo abusón. Lo hice esperar 8 horas. Eso es lo que no les gusta.

Quieren un papelito porque llegó don fulanito, llegó don zutanito.

Ser tapetito nos ha costado muy caro como ciudad.

Muy caro y peor si (los gobernantes) llegan hambreados.

¿Tiene remedio Ciudad Juárez?

Si tiene, si tiene, si tiene, si tiene, si realmente nos ponemos las pilas los juarenses. Y los que verdaderamente queremos a Juárez, para que sea una realidad. No los ‘doble moralistas’ que nunca se han molestado por nada. Hay muchos que desde el café intentan hacer las cosas, pero necesitamos tener una sociedad más demandante, mucho más clara.

¿A quién se le ocurrió meter el BRT en Juárez? Mire nada más el desmadre que hay en horas pico. Accidentes por todos lados. Cuando no era más que ir a El Paso (Texas) ver como circulan los camiones a un lado, con paradas a un lado y no meter esas pajareras que lo único que hacen es dar pena ajena, y más, al ver las personas que van en los camiones.

Un día yo le dije a (Carlos) Salinas: “Presidente, vamos metiendo (en Juárez) un Metrorey como en Monterrey. Se me quedó viendo y me dijo: “Teto ¿tú sabes el número de habitantes que se necesita para justificar una obra como esa?” Me quedé callado.

Las pajareras esas, más vale mejor cerrarlas, hacer un caminito, meter marranitos en una, vaquitas en otra y que pasen los niños a ver como si fuera un zoológico, es un relajo… ¡Es una vergüenza! ¡Es una vergüenza!

-En Ciudad Juárez se reconoce a dos alcaldes que han tenido autoridad en el manejo de la ciudad. Han sabido defender la Metrópoli, se han impuesto ante las otras entidades de gobierno. Usted es uno y el otro es Francisco Villarreal. Pero aun así, sigue el deterioro grave. Por eso, repito la pregunta ¿Tiene remedio Ciudad Juárez?

Si tiene solución y se lo digo en una forma de esperanza: si logramos construir una ciudad que el principio básico sea mejorar nuestro entorno, vamos a tener una sociedad muy diferente. ¿Lo lograremos?

Ustedes que son periodistas, en su medio… “oye, te está dando $30 mil pesos mensuales, pero no vendas tu amor tan barato…cantinero”.

Ustedes empresarios transas que les parece si empiezan a hacer centro comerciales bonitos que ayuden para que la ciudad se vea bien. Por cierto, allí está un trabajo mío, el centro comercial Patita, miren que bonito está.

Yo creo que si como sociedad logramos convertirla a lo que es, podemos sacar muchas cosas buenas. ¿Por qué otras ciudades tienen cosas mejores que nosotros? Porque tienen mejor sociedad, así de sencillo.

-No será por la represión que se da cuando viene las denuncias

Le voy a decir por qué es. Juárez está constituido por una población migrante muy alta.

-Pero ya mucha gente nació aquí, son nuevas generaciones

Pero muy pocos. Cuando quise hacer la Equis, la primera idea la puse en manos de un patronato en el 2004, pensé que me iban a ayudar. No costó ni un pennie. Afortunadamente vino el “cuchi cuchi”, Reyes Ferriz, entró y luego entré yo. Recuperé los fierros viejos que estaban tirados, los iban a vender como fierro viejo.

Y tuve que renegociar con Sebastián y me cobró un dineral y metí recursos del Municipio para hacer la Equis. Pero ¿cuántas mentadas de madre no me dieron por la Equis? Y ahora, todo mundo quiere hacer todo en la Equis.

Es un principio básico. Si usted le pregunta a una persona que tiene 40 años viviendo en Juárez, ¿de dónde eres?, todavía se atreven a decirle soy de Camargo, soy de Delicias…la Equis es algo que nos da arraigo a los juarenses.

El Camino Real que tanto lo criticaron…

-Le decían a manera de crítica ‘El Capricho Real’

El capricho de Teto, pero no se dieron cuenta que era una calle tan importante que le dio salida a tantas colonias del norponiente que no tenían acceso.

Y que al haber hecho Camino Real, bulevar Independencia, Norzagaray, construimos un periférico que se le puede dar la vuelta a la ciudad en una hora veinte.

Ahh pero los fifís, dijeron: “¡Ahhh pero como se va llevar Teto el dinero para allá… me pusieron como…

Sucedió lo mismo con las críticas a los domos

Vinieron gobernadores de otros lugares a preguntar sobre el proyecto de los domos. ¿Por qué los puse en las escuelas? Porque allí los cuidan. Y en un futuro se pueden convertir en un gimnasio. En el Plan de Movilidad Urbana (PMU) no se comprometió arriba del 6 por ciento de los ingresos cuando el presupuesto era de $3 mil 500 millones de pesos, ahora es de $8 mil 500 millones de pesos.

Nada más les digo: transiten la (Avenida) Ejército Nacional.+ pavimentada con concreto hidráulico.

Para aprobar ese proyecto el Congreso estatal con mayoría priista lo detuvo un año y medio, con esos niveles de perversidad se manejaban para afectar a su servidor.

-Se efrentó a García Luna y sus federales 

Afortunadamente allí están los videos del enfrentamiento tan fuerte que tuve con García Luna y sus muchachitos. Gracias a un secretario de Gobernación que se hizo muy amigo mío, Blake Mora, pudimos sacar a los federales de Juárez.

Yo no creo en policías importados. Los que más defienden las ciudades y comunidades son los policías que tienen arraigo, pero con garantías.

Yo veo a los fifís. “Ese debería haberme defendido”. Les pagan 14 mil pesos y quieren que entreguen “casa, comida y como se dice… para defender”. Yo personalmente fui a ver a muchos policías que viven en las colonias y tenían pisos de tierra. Claro que se les tiene que dar un buen salario; claro que se les tiene que garantizar, si algo les pasa a ellos, que todos sus descendientes puedan tener educación hasta la universidad.

¿Sabe quiénes defienden como policías a los juarenses? Los que tienen hijos, nietos, sobrinos…ese es el principio que nosotros jugamos. Y bajamos los homicidios de 400 mensuales a 20. Los números no pueden mentir.

-El coqueteo con la 4T, ¿es real?

Converjo mucho con la 4T. Créame que una de mis oposiciones más grandes es cómo podía yo aliar con algunos de los que eran los que estaban gritándome que no querían darnos escoltas y a Leyzaola y a un servidor. Fifís de aire acondicionado y calefacción. Para mí es muy difícil.

Yo prefiero gente que piense que hay una gran desigualdad en el país y que por lo menos esté haciendo algo por aminorarla.

Sé que, sobre todo aquellos que se sienten con plumaje especial, me van a echar. Porque según ellos hablan que ya se va a volver el país comunista, que se a acabar. Ni se ha acabado ni se ha vuelto comunista. Se están entregando recursos a la gente que necesita.

-Si de la 4T surgiera la idea de que volviera a encabezar una administración municipal, se siente en posibilidades de hacerlo o está buscando otra posición.

Yo estoy buscando algo que ocupe mí tiempo, a mi edad y lo que a mí me apasiona. A mí me apasiona la política. Yo no le podría tapujos a cualquier puesto de elección popular que se pueda presentar en el futuro.

¿Habla de capacidad?…no porque sea mamón, pero la caballada está muy flaca para compararla.

-La historia reciente nos ha regresado a los políticos de mayor experiencia y, en algunas ocasiones, de edad.

Eso es algo importante. Se dice es tiempo de los jóvenes, es tiempo de las mujeres. Qué frases tan caducas. Es tiempo de los capaces, sea hombre o mujer, que son los únicos dos géneros que yo reconozco. Tiene la política que centrarse en eso. No podemos dejar que los más inexpertos, los más tontos, los más flojos por un motivo de género lleguen. Eso es tonto. Hay que buscar los más capaces, los que tengan mayor habilidad, los que tengan experiencia. El mismo senado, es símbolo de los que tienen experiencia para enfrentar los problemas públicos.

Yo llegué al senado muy joven, a los 40 años y me encontré con unas chuchas cuereras. Había sido líder estudiantil, fui líder empresarial, hasta que me invitó Ernesto Zedillo a ser senador de la república.

Usted ha estado siempre en esas guerras, como el caso de la Feria Juárez, cuando era dirigente de Canacintra y parece que las cosas siguen igual, que nada cambia.

En una ocasión Jesús Macías me amenazó, porque le dije que para que quería un Centro como el Cultural Paso del Norte, cuando había tantas necesidades en Ciudad Juárez. Ahora sí se justifica porque es alentar la cultura. Pero en aquel entonces no era una prioridad.

Alguien puede decir “usted no hizo nada en su momento”. Allí están los videos cuando me enfrenté a los federales.

Un día vino García Luna a Juárez. Íbamos en la suburban con César Duarte. Me dijo: “yo si quiero lo detengo”. Usted me hace los mandados, le dije. Usted no me puede detener. Yo soy la autoridad en Juárez. Ni este señor que es el gobernador, es la autoridad en Juárez. Y que le quede bien claro, usted no tiene ningún motivo para detenerme. Igual me le puse grave en una comisión en México.

Siempre dijimos que (García Luna) andaba metido en la cochinada. Leyzaola y yo lo platicamos.

-Nunca lo convenció García Luna

Por eso no les convino que yo entrara de gobernador.

-Creyó la versión de que Calderón no quería que fuera gobernador.

Sí, sí lo creí. Si le creí a Beatriz (Paredes), son tan chuecos arriba que se irían con lo que fuera.

Tienen cara para mirarlo a los ojos los priistas que lo defraudaron

Son tan cínicos que se encuentra de todo en esto. Lo que hay que entender ya es que uno tiene que caminar independientemente de cómo lo señalen. Que sea la historia la que nos juzgue.

No van poder destruir los 202 domos  que yo hice; no van a poder destruir la Equis; no van a poder destruir la estación de bomberos; no van a poder destruir el Parque Extremo; no van a destruir el viaducto Díaz Ordaz; la Miguel de la Madrid; la avenida Ejército Nacional que está pavimentado y no tiene un solo bache, los reto que vayan y lo vean; no van a poder destruir los 47 Centros Comunitarios que tres de ellos son los más grandes de América Latina; no van a poder destruir el programa de Biogas que es un proyecto de generación de energía eléctrica a través de la basura; no van a poder destruir el circuito periférico bulevar Independencia-Juan Pablo II-Norzagaray- Camino Real.

Esos son hechos, no payasadas.

El caso de los regidores que se negaron a votar las obras que se estaban construyendo, como la Equis, los quité de la placa inaugural, por traidores al futuro.

-¿Cuál es su sentimiento cuando se enfrenta en la 4T a figuras que no jugaron derecho como el caso de Cabada con Duarte, que hicieron trampa para no dejarlo llegar?

Le voy a decir algo que quizá le ejemplifique bien. ¿Usted puede matar todas las moscas?

-Imposible. Hay que convivir con ellas.

-Me voy, pero no me voy, me voy pero no me ausento, porque aunque me voy, de corazón me quedo, así lo dijo en el último informe como alcalde ¿Nunca se fue?

Ni me iré. Siempre estaré aquí, siempre estaré pendiente de participar en política. En un chat, uno de los participantes que ya colgó la toalla, decía que yo estaba muy grande para andar en todo esto. Le dije el que tú te consideres muy grande y hayas perdido tu espíritu, esa es tu forma de ser, pero no todos somos como tú. Le dije: allí está Biden, allí está Trump, allí está Putin, allí está el de China y todos pasan los 70 años. No es cuestión de edad. Ahí está nuestro presidente de México, también de esa edad.

-También el caso de López Obrador que dice que se va a ir, pero no se va a ir.

Claro que no se va a ir.