Detección de fugas permite ahorrar 148 m3 de agua al día

160

Más de 19 mil habitantes de Rancho Anapra se benefician con el programa de Detección de Fugas No Visibles que realiza la J+ con una inversión de 900 mil 557.40 pesos y con la utilización de cinco diferentes tecnologías de inspección de la red hidráulica.
Durante las últimas seis semanas en las que se ha implementado este programa en dicho sector, se detectaron 110 fugas, algunas de ellas en la red general y otras en tomas domiciliarias. De ese total, 57 se pasaron al área de Medición, 32 fueron reparadas y las 21 restantes se encuentran en proceso.
Gracias a este programa implementado por la Junta de Agua y Saneamiento de Juárez, se ha evitado el desperdicio de 148 metros cúbicos de agua al día, cantidad que equivale a 7,400 garrafones de agua potable que se perdían en las redes hidráulicas, detalló la ingeniero Paola Moreno, jefe del Departamento de Eficiencia Física durante el evento que tuvo lugar la mañana de este martes en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en Rancho Anapra.
“Vamos a iniciar otro programa para Riberas del Bravo, donde se presenta una situación de desabasto en algunas zonas y muy seguramente es por fugas que no tenemos identificadas. Para detectar las fugas utilizamos cinco metodologías diferentes, entre ellas los geófonos, gas trazador y multicorreladores para detección y búsqueda de fugas”, agregó la ingeniero Moreno.
Para esta etapa del Programa de Detección de Fugas No Visibles, se contrató un servicio por $900,557.40 con la finalidad de recuperar el caudal en 73.58 km de la red del Sector Rancho Anapra. Cada día se recorrieron más de 3 km de red hidráulica para beneficiar a más de 19,429 personas que viven actualmente en este sector.
“En la J+ estamos trabajando en el tema de ser un organismo eficiente y ejemplar a nivel nacional en el cuidado de nuestro recurso hídrico y para ello utilizamos una metodología de la International Water que marca cuatro pilares para lograrlo: control de presiones, campañas constantes de detección de fugas, cambiar la infraestructura que está muy dañada y atender de manera rápida las fugas que están en nuestra red”, enfatizó el ingeniero Ramiro Meza, director de Operaciones de la J+, área encargada de implementar este programa.
Finalmente, el director ejecutivo de la J+, Sergio Nevárez Rodríguez, destacó que cuidar el agua es vital en una ciudad como Juárez, que está situada en un desierto y cuya única fuente de agua es el subsuelo. “Es un crimen no invertir en la detección de fugas no visibles y vamos a seguir invirtiendo en toda la ciudad en este tipo de tecnología”, aseguró.