En Chihuahua vamos a endurecer penas por el acoso digital

102

El auge en el uso de internet y redes sociales ha incrementado los delitos en línea y uno de ellos es el acoso digital o ciber acoso, de tal manera que se han identificado 20 variantes.
Delincuentes han utilizado estos medios como herramientas para hostigar, amenazar, avergonzar o difamar a una o más personas.
Existen numerosas formas de acoso digital y puede ser extremadamente perjudicial para las víctimas.
Debemos identificar las modalidades más comunes, que incluyen: acoso directo en redes sociales, tales como mensajes de odio, comentarios ofensivos o amenazantes.
También está la suplantación de identidad o phishing, que significa la creación de perfiles falsos o robo de identidad para difamar o cometer fraude.
De la misma forma se han identificado el acoso sexual en línea, que incluye el envío no deseado de imágenes sexuales, mensajes de naturaleza sexual o acecho en línea de naturaleza sexual.
También está la difusión de información personal: Revelar información privada o íntima de una persona, como números de teléfono, direcciones, fotografías comprometedoras o registros médicos, sin su consentimiento.
En México, 1 de cada 2 internautas ha experimentado acoso digital o conoce a alguien que lo ha vivido.
Las mujeres y las personas de la comunidad LGBTQ+ son dos de los grupos que más agresiones digitales sufren, 95 y 75% de la población en esos grupos ha sido afectada por agresiones en línea.
El acoso digital tiene, además, un impacto importante en la vida cotidiana de las personas que la han experimentado.
Muchos sobrevivientes han tenido que modificar sus hábitos de conectividad y muchos otros han enfrentado consecuencias negativas en su salud mental.
En México, 8 de cada 10 personas experimentaron ansiedad o estrés después de alguna agresión en línea.
El acoso digital puede tener un profundo impacto en la salud mental y emocional de las víctimas. Puede llevar a la ansiedad, la depresión y, en casos extremos, incluso al suicidio.
La prevención y la concienciación son clave en la lucha contra el acoso digital, y es fundamental enseñar a las personas a ser respetuosas en línea y a denunciar cualquier comportamiento inapropiado. Además, las víctimas de acoso digital deben buscar apoyo y tomar medidas para proteger su privacidad y seguridad en línea.
Desde el Congreso estamos luchando por que en el Código Penal del Estado de Chihuahua, se adicione un aumento penal a quien cometa el delito de acoso digital quien sustraiga información que identifique o haga identificable a una persona o su patrimonio de cualquier sistema de información, red social, repositorio de datos personales o por medio del uso de las tecnologías de la información y comunicación para exhibirla sin su consentimiento por cualquier medio, ya sea impreso, grabado o digital, con el fin de causarle un daño.
A la persona culpable de este delito, se le impondrán de dos a ocho años de prisión y multa de cincuenta a doscientas Unidades de Medida y Actualización cuando el daño sea material. La sanción impuesta podrá disminuir un tercio de la pena cuando la comisión del delito provoque únicamente un daño moral, con agravantes para personas en situación de poder. (funcionarios públicos).