Representó para Édgar Macías un sueño cumplido dirigir en el América-Chivas de veteranos

379

Jesús C. Aguirre Maldonado
El entrenador deliciense egresado de la ENDIT Juárez Martín Édgar Macías Nava dijo sentirse muy contento de haber sido llamado por su amigo el uruguayo Héctor Hugo Eugui para ser su auxiliar en el Clásico Nacional de veteranos entre América y Chivas, disputado en el estadio olímpico “Benito Juárez” de Ciudad Juárez, ya que representó para él una gran experiencia volver al banquillo y un sueño cumplido al estar ante tanta leyenda.
Las Chivas ganaron 2-0 dirigidas por Héctor Hugo Eugui y el deliciense Martín Édgar Macías Nava.
“Fue un partido donde nosotros (el profe Eugui y Macías Nava) nos reencontramos con el futbol y volver a hacerlo con el tema del futbol y la dirección técnica fue algo de otro nivel en todos los sentido, porque Chivas representa a México como el equipo más popular y con puros mexicanos”, dijo de entrada el timonel deliciense, que se paró en el Coloso de El Chamizal, pisó su césped y volvió a gritar al auxiliar al profe Eugui en la dirección técnica.
Agregó Macías que sabe que Chivas del Guadalajara es un equipo representativo de mucho empuje, de mucha trayectoria y poder de convocatoria, uno de los equipos más grandes de México y sobre todo estar al lado del profesor Eugui fue un sueño cumplido para él.
“Después estar en un vestuario con todos esos jugadores, con todas esas leyendas, con todas esas carreras exitosas y ver que en todo momento fueron profesionales y en todo momento pusieron atención a la charla técnica y estuvieron atentos y sobre todo llevaron a cabo lo que el profe les compartió”, dijo Macías Nava.
Subrayó que ver en los rostros la atención que tenían hacia el profe , a l charla y a las indicaciones dice muchas cosas y “siempre como les dijo el profe que siempre van a ser jugadores de futbol y siempre su mente y su corazón , siempre lo trasladan a un espíritu combativo de alto nivel a la capacidad de cada uno en esos momentos”.
Dijo el entrevistado que el profesionalismo y atención que ellos mostraron y sobre todo cómo jugaron fue algo muy grato y una gran experiencia estar en el banquillo al lado del profe Eugui y reencontrarse con el futbol, añl estar en un vestidor plagado de leyendas.
Lo más importante -dijo Macías Nava- fue su profesionalismo.